Luis Alberto Angulo

Poemas chinos

 

Liang K'ai (1140-c. 1210): Li Po entonando un poema

 


De La sombra de una mano [antología], Caracas, Monte Ávila Editores Latinoamericana, Col. Altazor, 2005.



LI PO 2001


			al cabo de diez mil, cien mil otoños,
			no tendrás otro premio que el inútil
						   de la inmortalidad

Tu Fu

hace mil trescientos años nació li-po (li tai po li bai) desde joven quiso conocer el mundo y de la natal shuiyei viajó niño a shicuan en leyan conoció a tu fu y el largo exilio de guichou por el río amarillo regresó a su comarca y evoca hoy el planeta tierra a quien verso a verso se bebió la luna
ÚDANA ¿qué es lo que como el mar no se derrama y poco a poco llega a lo profundo y arroja los desechos a la orilla y mantiene su sabor en cada gota? ¿dónde moran seres del tamaño de la tierra? ¿quién une en un solo nombre todos los afluentes y en un mismo nombre azul y firmamento?
XZ (a Reynaldo Pérez Só) leí a Buda y a Lao-Tse consulté el I Ching abandoné todos mis deseos y vacié mi mente de intelecto me fui solo a la montaña sin soberbia regresé a los hombres pero no encontré iluminación ni mi opacidad alcanzó la noche continué oyendo la gota de agua horadando la piedra y el estruendo de la hierba creciendo en mi alma me lleva el viento
LI PO sobre la escalinata de jade cae el blanco rocío

Li Tai Po

conocí a Li Po en Barinitas a orilla de una fuente la luna al fondo del estanque iluminaba las hojas del jazmín los muchachos bebían cerveza mientras el poeta humedecía sus labios con el rocío de la noche y susurraba a Esperanza un somaris del piedemonte no sé cómo se ve la vida con tus ojos sé únicamente cómo se ve la vida sin tus ojos (Sin decirlo antes, este poema ha estado dedicado siempre a Rosa Teresa Gómez, Esperanza Grüber, Eddy Rafael Pérez y a Gustavo Pereira, creador del somaris.)

Poemas no publicados en libros:



No soporto a la ciudad


                         (A José Carlos De Nóbrega)


No soporto la ciudad y ella me rechaza a
mí con la misma fuerza de esta aversión, 
caravanas de autos apenas se mueven tal 
un animal antediluviano que se replica 
a sí mismo, llenando de humo y metálicas 
cornetas  el espacio.

No soporto la ciudad y ella me rechaza,
no hay un lugar en la ciudad donde 
refugiarse de ella. Escapar de sus límites
sólo extiende aún más la furia de su paso.

Cuando ella calla a lo lejos y sus luces
apaga, se enciende el cielo entonces y
el canto de los grillos y chicharras, el
croar de las ranas y los sapos, hasta 
la madrugada de los pájaros del monte,
me muestran lo extraño que me he vuelto.

Soy un ciudadano que vive la vida
a través de las fantasías de otros y de otros.
Prefiero la luz de las pantallas líquidas
donde la ilusión me encierra.

La playa azul que no me quema,
el campo sin mosquitos,
las cumbres imposibles con nieves 
que no derrite el efecto invernadero.

No soporto la ciudad pero no puedo ya
vivir sin ella. En mi cuarto el atenuado ruido
del aparato de aire acondicionado, tranquiliza
la angustia como el arrullo de una madre.

Esta asepsia y antisepsia de las imágenes 
del apocalipsis, únicamente  me roban el alma
y me condenan para siempre a las ruedas
de esos seres que aplastan flores a su paso 
cuando piensan que se alejan? 


La poesía que a mí me gusta Me gusta la poesía que le habla al mundo, la que entiende que no es el centro del universo y a ciencia cierta sabe, que ella está en los otros. La poesía que no le hace concesiones al poder establecido, pero tampoco anda por ahí, restregándole a nadie su arrogancia de magnífica señora. La humilde poesía de los desesperados, la de los solitarios y humildes poetas expulsados por la fuerza de su verbo de la mesa redonda de los poderosos y asilados en la inmortalidad de una gloria siempre vana e inútil para ellos. Coda: Me gusta la llamada poesía del decir, pero quizás ello sea una contradicción, un énfasis innecesario para quien lo entiende. Sin embargo, el decir de la poesía está opuesto al retórico decir que nada dice ni comprende. 2010
Despiertan soñando Dicen que los poetas sueñan despiertos, yo creo que despiertan soñando Dicen también que viven soñando y es cierto Soñando viven el resplandor del sueño que ilumina el canto...
Mirlos de ala roja Miles de mirlos de ala roja han caído muertos de súbito en Arkansas la noche de año nuevo Nadie conoce las razones de aquella sin razón que se replica de manera extraña en otras partes con otros pájaros y otro tipo de animales Son acontecimientos naturales como las lluvias y las sequías los tornados y tsunamis Para el tercer milenio la vida en el planeta será prácticamente insostenible plantean estudios del ambiente Es natural entonces vayan cayendo de primero esos pájaros negros y escarlata? 11.01.2011


 

Cabecera

Portada

Índice