Enrique Fierro

Poemas

 

Leon Kroll: Verano

 



QUEDA


I


VIDA Y MUERTE DE CIERTA LUZ

Las palabras mayores
andan sueltas
abandonadas a su suerte
en el lugar del combate

Pero estalla entre vítores
una salva de aplausos de nadie
que hacia nunca ahuyenta
la luz del vacío
que dejan las palabras
mejores cuando cantan
en medio del fragor de la batalla

Así algunos perdemos esta guerra
y todos se trasladan
y nada se transforma


DEL MÁS SECRETO SUR Las muchachas fueron y venían cubiertas de flores y de preguntas. Acababan de ser enterrados entre risas los carnavales. Al sur estábamos, estaban. Y para colmo se perdía en la memoria el barco de los sueños habidos y por haber y que en tu nombre y en mi nombre callan: al sur estábamos, estaban.
EL SUEÑO DE ARRIBA Y EL SUEÑO DE ABAJO Al fin tocamos otro muro donde pintado fue el retrato del sueño afín a la belleza de movimientos de color, de colores de la forma, de formas del camino, de caminos que fueran lentas fallas en la corteza del tiempo propio del espacio de los números que giran, giran.
II AL MENOS En fin: que no sé cómo esa mancha gramática envuelta por las nubes amenaza las fieles cofradías. Le abrimos el camino y así nos desviamos rumbo a qué fuente y de ella bebemos. En fin: que no sé cómo. Pero al menos, colmenas. Al menos estas letras al oído de alguien.
FUERA DE SÍ El maestro que sonríe fuera de sí afirma que toda crónica tiene su fin en su principio. Balbucea, balbucea y sólo tiene ojos para la bella que, alegre, ligera, no premia ni castiga. El maestro que penas y ventila rencores.
BREGA Astuta la orquesta se burla del mensaje y vuelve la trémula página suelta, atraviesa el modo galante, se baña de sonido largo. La víctima no es visible: el pésimo tambor que, privado de luz y de sombras, en el campo enemigo y entre los desmanes de la historia, se hace a un lado y nos hace a un lado.
LOS HERMANOS PERDIMOS A veces una súplica que tiene su trasfondo trabaja rauda contra la realidad de las falanges de frases elegantes, adecuadas. Pero de pronto los atroces, otrosí los buitres: tiempo de luto la revuelta. Los hermanos perdemos y perdimos.
MÁS OTOÑO Arrogante la vista indica que el sombrío vive en rincón de casa de orates, junto a versos oscuros, tenebrosos, con y sin corona de mirtos. Pero ni bien llega el otoño abandona la quinta somnolienta y se enfrenta a legiones de traidores, a flagelos, fisuras y a la madre de todas las preguntas.
ALIMENTA LA TIERRA Engañosa la pérfida niega la gama grito de una dama que pasa por un ligero toque mágico de la venturosa escena donde la carne gime al teatro de la fosa donde el polvo de los cuerpos alimenta la tierra.
DIANA DE LOS BOSQUES Al oeste del sol y al este de la luna toro y árbol toro de Creta árbol del olvido del olvido de Diana de palabras calladas de música y calladas al oeste del sol y al este de la luna
EN UNO Y OTRO LUGAR Otras tantas estrofas que no apuntan a Roma empiezan en paloma y concluyen en cuervo. Ventana de lo poco que es múltiple y es águila nunca pudo volver a olvidar lo pactado. La sangre al río el tema de la noche: cerremos filas ante la desgracia.


 

Cabecera

Portada

Índice